Glosario

Ábside: Es un nicho que se abría en un extremo del edificio de la basílica romana. Posteriormente, se extendió el término a la parte posterior de una iglesia, detrás del altar. En general, es de forma semicircular (cuadrangular, poligonal, octagonal, etc.) y cerrada con bóveda.

Altar: En las religiones más primitivas era una piedra destinada a los sacrificios. Posteriormente se convierte en una losa de piedra o de bronce donde se colocaban las ofrendas para la divinidad y en la antigüedad greco-romana, alcanzó una importancia cultual única. El cristianismo dio un nuevo sentido al altar. Primero consistía en una losa de mármol que se colocaba sobre el sepulcro de algún mártir, posteriormente alcanzó su riqueza simbólica, pues el altar significa, por una parte a Jesucristo como la piedra angular de la Iglesia, y por otra, es la Mesa donde se celebra la Santa misa, memorial del Señor y actualización de su Sacrificio. Al paso del tiempo, los diversos estilos artísticos han enriquecido el altar cada uno con su propia aportación: el gótico, el barroco, el neoclásico, etc. En la actualidad se da la tendencia a devolverle al altar su sencillez y sobriedad primitiva.

Ambón: Es el nombre dado a cada una de las tribunas o pequeños púlpitos que se colocan simétricamente en los extremos del presbiterio -que es el espacio donde los presbíteros o sacerdotes celebran los misterios sagrados- a ambos lados del altar mayor y generalmente en alto, porque es desde allí donde se proclaman las lecturas bíblicas: el ambón de la derecha es exclusivo para el Evangelio y el izquierdo del altar para las lecturas del Antiguo y Nuevo Testamento.

Arcada: Serie de aberturas que se dan entre las columnas y cuya parte superior termina en forma de arco; la forma del arco varía ampliamente según la propuesta de los diversos estilos arquitectónicos (arcada ciega, figurada, falsa, etc.).

Arco: Es una curvatura que se construye, o bien en la parte superior de una arcada, o bien para cerrar las bóvedas. El arco tiene muchas variantes: según su forma, puede ser ojival, de herradura, de medio punto, etc.; según su función, puede ser arco de descarga, formero, perpiaño, etc.; según el lugar que ocupan en el edificio, puede ser arco toral, arco triunfal, etc.

Armadura: Se llama así a la armazón o cimbra sobre la que se montan los arcos, las bóvedas, las arcadas y, en general, la parte superior del edificio. En la escultura, es el conjunto de elementos de sostén, generalmente metálicos que constituye el esqueleto de la obra.

Arquitrabe: Es la parte inferior de una pieza que descansa directamente sobre el espacio que sale de los capiteles de las pilastras o de las columnas y que une a éstas de dos en dos.

Atrio: En la época romana, era el patio interior de una casa rodeada de pórticos. En el arte cristiano se le llama así al patio que precede al pórtico de una basílica. Por extensión, se llama atrio al patio que queda enfrente a la entrada de una Iglesia. En un momento, el atrio sirvió como panteón cristiano, como todavía puede verse en algunas iglesias en México, por eso estaba bardado. En la actualidad se tiende a volver nuevamente al sentido primitivo, como espacio sagrado que prepara a la celebración de los misterios cristianos.

Bajorrelieve: Composición esculpida en forma que se hace un todo con el fondo, sobre el cual destaca por un leve resalto dando la impresión que sale del fondo mismo de la obra.

Balaustrada: Serie de pequeños pilares de diversos materiales (madera, piedra, metal) que, unidos entre sí por un pasamanos, sirve, además de adorno, para evitar una caída en balcones, terrazas, escaleras, etc.

Barroco: Estilo artístico que surge como una reacción al Manierismo italiano. Dura de finales del siglo XVI a mitades del siglo XVIII e influye en todas las artes, literatura, arquitectura, escultura, pintura etc. Se caracteriza por reunir en un todo, muy ornamentado, arquitectura, pintura y escultura. Se trata de una síntesis llena de movimiento en donde lo más importante es el conjunto más que el detalle y es audaz y llena de artificios. Se utiliza en retablos, portadas, arcadas, pilastras, etc.

Bóveda: Obra arquitectónica de forma arqueada que cubre el espacio entre cuatro muros o varios pilares. Existen numerosos tipos de bóveda: ojival, claustral, palmeada, tabicada etc.

Campanario: Torre de planta cuadrangular o circular en cuya parte más alta están colocadas las campanas de una iglesia. Tiene varios tipos según el país, la orden religiosa o la época de construcción y puede formar parte del edificio o bien tener planta propia.

Capilla: Espacio dedicado al culto de pequeñas dimensiones y en un principio de carácter privado. En el siglo XVI, particularmente en México, se hacen muy frecuentes y en las grandes catedrales se añaden a lo largo de las naves, por eso se llaman "Capillas laterales".

Capiteles: Es la parte superior que corona a una columna y la articulación entre lo que soporta (arquitrabe, viga o arco) y el soporte (columna). En la arquitectura clásica se conocen tres órdenes: el dórico, el jónico y el corintio. En el gótico, aparecen decorados por abundante follaje.

Catedral: Iglesia principal donde preside el obispo de una diócesis. Viene de "cathedra" que se traduce por "sede", lugar desde donde enseña el maestro. Por extensión, es el servicio de enseñanza que tiene de modo especial el obispo y lo realiza desde su Catedral.

Cimborio: Cuerpo cilíndrico que sirve de base a la cúpula y en donde se colocan los ventanales de iluminación. Igualmente recibe este nombre lo que corona la cúpula, la linterna o linternilla.

Clasicismo: Tendencia artística que toma su nombre de los tiempos clásicos y se caracteriza por el sentido de las proporciones, el equilibrio y la armonía. Se consideran dos épocas clásicas: el siglo V a. C. en Grecia, y el siglo XVII d. C. en Francia. En España recibió el nombre de neoclásico.

Colonial (arte): En América Latina se le llama al resultado de las tendencias artísticas que vinieron de Europa a través de los españoles, y las tendencias artísticas de las culturas precolombinas del Nuevo Mundo. La mano indígena se deja sentir sobre todo en la imaginación del barroco en iglesias y catedrales, palacios y monumentos.

Coro: Parte de una iglesia destinada al rezo y al canto de las horas canónicas o Liturgia de las Horas y que normalmente se encuentra en las iglesias en la parte posterior y superior de la construcción. En las catedrales el espacio coral queda en la nave central y generalmente cerrado por muros.

Cúpula: Casquete superior hemisférico, que cubre una superficie circular, ovalada o poligonal. En general colocada hacia el centro del edificio. Tiene muchas variantes en su ornamentación tanto en la interior como en la exterior. A veces la parte interior de la cúpula está pintada con alegorías.

Churrigueresco: Nombre dado al estilo muy personal de la familia de arquitectos, escultores y pintores de apellido Churriguera que consagraron este estilo y cuyos trabajos llenaron los siglos XVII y XVIII en Madrid y Salamanca. Se le identifica con el barroco tardío español y cuyo estilo toma algunos elementos del gótico, plateresco y barroco, con una exuberancia tal, que oculta casi por completo las líneas constructivas. El churrigueresco influyó mucho en la arquitectura colonial del arte hispanoamericano.

Estípite: Columna decorativa formada por una pirámide truncada y alargada. Su base y capitel son de estilo clásico. Muy usada en la arquitectura y retablos españoles y latinoamericanos. Se trata de un elemento muy importante en el esplendor del barroco.

Estuco: Superficie decorada como imitación del mármol, compuesta por cal, yeso y polvo de mármol y es muy utilizado en el estilo barroco.

Fachada: Parte exterior de un edificio ricamente decorado y vistoso. Generalmente son las entradas principales de un edificio o iglesia.

Fuste: Cuerpo de una columna entre la base y el capitel. Puede ser de un sólo bloque, o bien formado por partes superpuestas y es normalmente en forma cilíndrica. En la columna salomónica toma la forma de una espiral.
Herreriano: Estilo arquitectónico creado por Juan de Herrera en el siglo XVI. Se caracteriza por ser una construcción sólida, sobria, monumental y muy amplia. El más grande ejemplo es el Escorial en España. Este estilo influyó mucho en la América de Felipe II.

Linterna (linternilla): Es una torre que remata la cúpula por el exterior de un edificio o de una iglesia. Tiene como función iluminar la cúpula por el interior, por esto está formada de ventanillas.

Nave: Es la parte en forma de navío, en el interior de una iglesia y se extiende desde el pórtico hasta el ábside, o por lo menos hasta el transepto y se ubica entre las columnas que sostienen las bóvedas. En general, las iglesias tienen tres naves, aunque pueden ser cinco lo que las hace monumentales, como en la Catedral de México, o siete como en la de Sevilla que la hace grandiosa. Además, como son espacios en los que se hacen las procesiones, por eso se les llama también "naves procesionales".

Neoclásico: Movimiento artístico que surge como reacción al barroco tardío llamado rococó en la mitad del siglo XVIII, y cubre su influjo todo el siglo XIX. Es una vuelta a la arquitectura clásica e Influyó mucho en Latinoamérica hasta el siglo XX.

Pilastra: Elemento arquitectónico cuya función es sostener otras partes del edificio. Generalmente están adosados a las fachadas, o empotrados en los muros de la construcción. Fue muy usada en el estilo neoclásico.

Plateresco: Llamado así porque su estilo se asemeja a la orfebrería y de modo especial a la platería. Es un estilo arquitectónico que influyó en España venido de Italia y pasó a Latinoamérica. Se caracteriza por su exuberancia ornamental aunque no tanto como el Barroco Sobresalió sobre todo algunos años del siglo XVI y quedó superado por el Herrerianismo, pero después influyó en el Barroco.

Portada: Puerta ornamentada y monumental de un edificio o iglesia. Forma parte integral de la misma fachada.

Predela: Parte inferior de un retablo que está generalmente dividida por pequeños paneles en los que se colocan pinturas de poca dimensión y que forman un todo con el retablo.

Presbiterio: Espacio interior de una iglesia que se sitúa generalmente al fondo de la nave central y en frente del ábside. Por extensión es el lugar donde los presbíteros celebran los Misterios Sagrados.

Retablo: Obra arquitectónica interior o exterior de una iglesia que forma un conjunto con pinturas, esculturas, columnas, nichos, y gran ornamentación que componen la decoración de un altar. Fue del siglo XVI al XVIII cuando alcanzan su máxima expresión artística.
Sacristía: Habitación en la que se guardan los objetos que son necesarios para la Misa, como por ejemplo hostias sin consagrar, cálices, casullas, agua y toalla para que el sacerdote se lave las manos, etc., por lo que suele estar cerrada al público. En especial es empleado por el párroco y demás oficiantes como lugar para realizar las preparaciones necesarias y para cambiarse antes y después de la misa. La sacristía está habitualmente al cargo de un sacristán. Normalmente está situada dentro de la iglesia, pero puede encontrarse en un anexo o en un edificio separado. En la mayoría de las iglesias antiguas la sacristía se encuentra cerca de uno de los retablos laterales o más habitualmente detrás o al lado del retablo mayor.

Transepto: Es la nave transversal de una iglesia y la que le al edificio la forma de cruz latina y es en el transepto en donde generalmente se coloca la cúpula.